Marketing viral: un antídoto cuando no hay dinero para publicidad

Home / Tips / Marketing viral: un antídoto cuando no hay dinero para publicidad

¿La crisis se ha comido todo tu presupuesto para publicidad? Que no cunda el pánico. Con un poco de imaginación y usando Internet puede conseguir grandes resultados para su empresa con una mínima inversión. El marketing viral es ya una herramienta de éxito para lanzar nuevos productos a un bajo coste.

Un claro ejemplo es la última campaña en la que ha participado Fernando Torres, quien supuestamente utilizaba su imagen para anunciar los negocios de algunos de sus amigos: un peluquero, un adiestrador de perros y un profesor particular de tenis. Tal fue su éxito que muchos medios de comunicación llegaron a creer que el delantero del Liverpool estaba ayudando a sus amigos a captar nuevos clientes.

Nada más lejos de la realidad. Detrás de este “virus” mediático se escondía toda una campaña publicitaria de una entidad bancaria, interesada en dar a conocer sus productos. Con un buen gancho como ese popular futbolista el éxito estaba asegurado.

Menos dinero, mejores resultados

Esta fórmula, además de aportar mayor frescura y naturalidad, resulta indudablemente mucho más económica que los formatos tradicionales. Por ejemplo, mientras un “spot” televisivo de 20 segundos puede llegar a costar hasta 35.000 euros en horario de máxima audiencia (“prime time”), subir un vídeo a Internet es prácticamente gratuito.

No sólo eso, sino que al tratarse de un público mucho más amplio el impacto del mensaje puede llegar a ser extraordinariamente efectivo. Un usuario recibe ese contenido e inicia una cadena multidireccional de difusión, dentro de su red de contactos. Es precisamente el público quien toma las riendas de la comunicación.

En vista de estas grandes ventajas, ¿por qué no apostar decididamente por el marketing viral y abandonar la publicidad tradicional? Porque las cosas no son tan sencillas como poner en circulación un vídeo a modo de virus y sentarse a esperar que sean los internautas quienes lo propaguen.

Uno de los mayores riesgos que corremos es que la gente no recuerde el producto pero sí la campaña. ¿Quién no se acuerda de aquel vídeo donde un grupo de jóvenes se colaba en el Congreso de los Diputados para robar el escaño del Presidente del Gobierno? Pero muy probablemente pocos sepan qué era lo que anunciaba.

Uno de los principios del marketing viral es producir un impacto inmediato en el público, para que todos lo comenten y el cliente vea resultados pronto. Así que, si lo que deseamos son resultados a largo plazo, lo mejor es que nos decantemos por campañas promocionales más tradicionales.

Mantén tu virus bajo control

Si ya has sopesado todos los pros y los contras de inocular un vídeo “viral” en Internet, debes tener en cuenta que muchas veces los resultados de esa campaña son completamente incontrolables. Por ello, es preferible usarlos para productos y servicios no demasiado complejos, y que se dirijan a públicos que no sean grandes conocedores del sector.

Con ello prevenimos un posible efecto bumerán, donde la campaña puede ponerse en nuestra contra y los internautas, en vez de difundirla terminen por criticarla. La mejor solución es tener un plan “B”, que nos permita salir airosos del trance y neutralizar la posible publicidad negativa.

Fuente: El Economista

Related Posts

Leave a Comment