Tengo una empresa y quiero un blog. ¿Qué tendencias me pueden servir?

Home / Tips / Tengo una empresa y quiero un blog. ¿Qué tendencias me pueden servir?
En los últimos días hemos ido viendo, sin ánimo de ser exhaustivos  y sólo a modo de guía introductoria, algunas formas de enfocar nuestra estrategia en cuanto a gestión de blogs corporativos se refiere. El primer día hablamos de enfoques de gestión, mientras que ayer comentábamos algunos peligros que nos podíamos encontrar en la gestión diaria. Hoy hablaremos de algunas tendencias que se han visto en distintos blogs corporativos.
Por lo general los blogs corporativos adolecen de una falta de atractivo visual. La tendencia es en muchos casos cargar el valor en el mensaje, desde el punto de vista de la empresa, que en la imagen del blog. En muchos casos se entiende al blog corporativo como un elemento muy secundario y que no ocupa un lugar predominante en la estrategia de comunicación o marketing de la empresa. Esto es, evidentemente, un error. Es preferible no tener blog a descuidar su gestión o imagen. Por supuesto todo depende de la propia imagen de marca de la empresa, pero tengamos en cuenta que una de las servidumbres de Internet es la escasa fidelidad de sus usuarios, acompañada de la facilidad para cambiar de página con un clic. Atraer la atención del visitante es fundamental para conseguir transformar esa visita en una posible compra.
Minimizar la imagen de marca
Algunas empresas utilizan sus colores corporativos y sus logos como partes integrantes de los blogs. Esto es a primera vista lógico y perfectamente comprensible, pero un análisis más profundo nos muestra cómo esta estrategia puede llegar a molestar al usuario, que se siente en un entorno dominado por la empresa y no en un espacio de conversación. Por tanto, en ocasiones es más conveniente minimizar la presencia de la marca o el logo, sin que desaparezca, en favor de una estrategia de integración con el destino en los blogs de empresas turísticas, de modo que la presencia de la marca sea más natural y aceptable. Por supuesto esto no cuenta para las lovermarks, en cuyo caso ésta ha de ser muy visible y utilizada. Un usuario de Apple quiere estar en la página de Apple y en el blog de Apple.
Como ya dijimos ayer, es necesario determinar quién se va a encargar de los contenidos y qué ritmo, mensaje y forma se le va a dar. La tendencia es la de asumir que un blog corporativo necesita un ritmo de posteo alto, lo que hace necesaria la intervención de varios autores. Esto no sólo es lógico, sino que es lo aconsejable. La presión que puede suponer mantener un blog constantemente alimentado por contenidos puede disminuir la calidad de estos, por lo que desarrollar una estrategia colaborativa entre varios siempre va a permitir solventar estos y otros inconvenientes.
Puede ser interesante, si su rango de temas es amplio y con mucho contenido, crear varios blogs corporativos.

Evidentemente los problemas y el trabajo que hemos estado detallando aumenta, pero puede dar al usuario un mensaje más claro y, en caso de que sea necesario, segmentado. Sería el caso por ejemplo de una cadena hotelera que tuviera tanto hoteles urbanos como de sol y playa como, incluso, que gestionara balnearios y campos de golf. En este caso tendría muy poco sentido crear un único blog corporativo y sí uno por cada segmento en el que participa.

Difuminar la imagen de empresa
Es un hecho cierto que, aunque los blogs sean un espacio de conversación, no se han desarrollado como tales con todo su potencial. Por lo general los blogs corporativos suelen tener pocos comentarios, pero eso no quiere decir que no se pueda sacar información de las visitas o incluso articular estrategias que favorezcan el aumento de esos comentarios. De todos modos si centra su mensaje y sus artículos en su empresa y sus productos será más difícil que el usuario participe en su blog y le ofrezca el feedback adecuado.
Como suele ser normal los anuncios que aparecen en los blogs corporativos suelen ser los de la propia empresa. No es algo rechazable que un blog tenga publicidad, hasta los particulares la tienen, pero ésta ha de estar muy integrada en la página y no ser agresiva. De usted es la decisión de poner publicidad de otras empresas, pero siempre con la misma estrategia.
Tampoco es extraño que en nuestro blog haya links o enlaces a páginas corporativas donde ofrecemos nuestros productos y servicios y facilitamos así la experiencia de compra. Sigue siendo necesario cumplir las características de integración y no agresividad que comentábamos para la publicidad.
Un dominio propio
Por último, si su proyecto es crear un blog potente y con una marcada personalidad utilice un dominio propio, ajeno al de su empresa. Eso no quiere decir que no haya integración blog/empresa, pero sí que el valor que puede tener el blog ha de cultivarse como una marca propia que puede ofrecer nuevas posibilidades de comunicación y promoción a su empresa.
A lo largo de estos tres artículos hemos hablado de blogs y de empresas. La integración es cada vez más natural, pero no hay reglas fijas ni dogmas que romper. Sólo hace falta experimentar y atreverse a hablar.
Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)
Related Posts

Leave a Comment